No es necesario sentirse enfermo para pedir ayuda psicológica; sencillamente hay periodos de crisis en la vida en los que la persona hace cómputo de lo vivido y se reconsidera nuevos valores o bien formas de vida. Puede acontecer que este sea un proceso gradual de maduración o bien que se deba a un acontecimiento más externo o bien repentino como puede ser la muerte de un ser querido, un divorcio o bien la pérdida de un trabajo.

 

En estos instantes, la ayuda que te prestan las personas próximas puede no ser suficient0e y no por la carencia de interés o bien de cariño, sino más bien pues la propia cercanía impide una visión más objetiva o bien ecuánime de las situaciones.

 

Las personas asisten a terapia por malestar o bien insatisfacción en sus vidas. Con frecuencia refieren que tienen ansiedad sin saber por qué razón o bien no pueden conciliar el sueño, o que lloran por cualquier cosa, que no logran obtener ningún tipo de ilusión por nada como ocurre en las depresiones. Bastantes personas asisten a terapia coincidiendo con una crisis con su pareja o bien en su familia. Los jóvenes se presentan por inconvenientes en los estudios o bien en las relaciones con el resto, pues no saben qué hacer con sus vidas, falta de alicientes, etcétera

 

A la terapia gestalt asisten no únicamente personas en crisis sino más bien asimismo personas que desean prosperar su calidad de vida que, a través del trabajo en conjuntos de desarrollo personal acrecientan la satisfacción que experimentan en su vida cotidiana. En este género de trabajo se exploran las relaciones interpersonales, descubriendo qué límites nos impiden gozar del contacto con el resto o bien con nosotros mismos, abriéndonos a experiencias y también intereses hasta el momento ignoto.

 

En suma, la terapia gestalt persigue la dicha de los humanos, pretende admitir a la persona sin disculpas, sin juicios, sin valoraciones, respetando siempre el ritmo y el proceso de cada uno de ellos. No se trata de empujar a la persona sino más bien de acompañarla.
terapia gestalt

Preceptos básicos de la terapia Gestalt

 

Acá y ahora: la terapia Gestalt hace un enorme hincapié en el Acá y ahora, en el instante presente. Entendiendo que todo lo que ocurre es en el ahora, pues el pasado ya no existe y el futuro todavía no es.

 

El acá (espacial) y el ahora (temporal) son conceptos básicos provenientes de la filosofía oriental. Para la terapia Gestalt significa por su parte maduración y desarrollo, a fin de que el individuo se haga cargo de sí a través del auto apoyo.

 

Atención y aceptación de la experiencia: Atender a la experiencia tiene una profunda relación con el instante presente. La aceptación de la experiencia solo puede celebrarse tomando conciencia sobre lo que se vive.

Atención, para esta terapia significa atenderse del mismo modo, identificando las conmuevas y sentimientos que se generan en una determinada situación, de tal modo que no haya escapada de lo que se experimenta.

 

Si hay un temor, saña, alegría o bien rechazo; primeramente lo esencial es percatarse (otro término clave en terapia Gestalt), a fin de que de este modo pueda existir la aceptación de vivir aquello que ocurre en ese preciso instante.

Cuando esto no ocurre se está refrenando algo, y esa emoción o bien sentimiento se quedan bloqueados, generando un enorme malestar; llegándose a manifestar de forma psicosomática (afectación del cuerpo producido por un proceso psíquico).

 

Responsabilidad: La responsabilidad en terapia Gestalt es básica, se busca de manera constante que la persona que está en un proceso de desarrollo personal, primero sea responsable de lo que hace y lo que siente, de lo que vive por medio de su experiencia. De tal modo que no culpabilice a el resto o bien al ambiente de lo que le ocurre a cada instante.

En el momento en que el individuo es capaz de responsabilizarse de sí, tomando conciencia. Es capaz, por su parte, de mudar y tomar las bridas de su vida espontáneamente; fortaleciendo todos y cada uno de los recursos con los que cuenta, para encarar sus circunstancias.