Una rica receta de sopa vegana de coco y zanahoria. Una alternativa diferente para nuestros primeros platos. El propio sabor del coco así como un toque de jengibre y el tono de la zanahoria. Los invitamos a probar esta delicia.

Ingredientes para cuatro personas

  • 1 cebolla grande
  • cuatro dientes de ajo
  • 0.75 litros de agua (tres vasos)
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 1 patata mediana
  • tres zanahorias grandes
  • doscientos ml. de leche de coco (sirve en lata)
  • dos cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

sopa vegana

Preparación de esta exquisita sopa vegana

Picamos la cebolla y los dientes de ajo. Calentamos, a fuego medio, dos cucharadas de aceite de oliva en una olla. Rehogamos el ajo primero. Cuando se dore, bajamos la intensidad del fuego y agregamos la cebolla, a fin de que se haga poquito a poco.

Mientras que, pelamos, lavamos y cortamos en pedazos pequeños las zanahorias y la patata. Cuando la cebolla se haya sofrito suficiente y esté transparente, agregamos las zanahorias y la patata que hemos preparado.

Salpimentamos, añadimos una cucharadita espléndida de jengibre rallado y removemos bien. Le podemos incorporar entonces la leche de coco y el agua. Dejamos hervir a lo largo de unos quince minutos, mientras que removemos de cuando en cuando.

Cuando la zanahoria y la patata estén tiernas apagamos el fuego. Ahora, para acabar la sopa vegana de zanahoria y coco, con la batidora o procesadora lo molemos todo. Hay quien no le complace localizar trocitos de verdura y a otras personas no les importa. Así que eso lo decide cada uno. Los que procuren una textura incluso más suave van a deber emplear el chino.

sopa vegana

La función de la patata en esta sopa es darle espesor. Podemos incorporar más si preferimos o bien aún probar con un boniato para darle un sabor más dulce.

El jengibre aporta un toque picante a la sopa que combina realmente bien con la leche de coco. Si no tenemos jengibre, podemos incorporar algún otro ingrediente picante. Así sea en el sofrito con una guindilla cayena o de cualquier otro tipo. El sabor del jengibre fresco no se puede cotejar al jengibre en polvo, más asimismo es una opción alternativa si no disponemos de la raíz fresca.

En el momento de batir la sopa hay que tener cuidado, puesto que si el recipiente está muy lleno y la sopa está caliente puede salpicaros y nos podemos quemar.