Conoce las ventajas del Shiatsu, una técnica nipona que fundamenta sus beneficios en lograr la adecuada canalización de la energía vital a través de la presión en determinados puntos clave de nuestro cuerpo.
Shiatsu literalmente significa presión con el dedo. Shi=dedo, Atsu=presión.

Veamos Origen histórico del Shiatsu para entenderlo mejor

Las raíces del Shiatsu están en la medicina china en su aparición por el trescientos diez a.c. donde se efectuaba un masaje conocido con el nombre de An Mo (presión y untar). Éste llega al país nipón en el quinientos d.c., donde se mezcla con el masaje propio del país nipón y pasa a llamarse AnMa. En un inicio era una práctica efectuada por ciegos y geishas con la meta prioritaria de placer y relajación.
El AnMa está compuesto por una enorme pluralidad de manipulaciones: rotaciones, fricciones, pellizcos, golpeteos, estiramientos,….
En China, el An Mo evoluciono en el presente Tui-na chino, muy semejante al quiromasaje occidental.
En el país nipón, el AnMa derivó cara el presente Shiatsu, especializándose eminentemente en la técnica de presión. Dando sitio en su evolución a 2 estilos muy representativos y diferentes: El estilo Namikosi y el estilo Masunaga.
El primer escrito nipón que aparece con la palabra Shiatsu es de mil novecientos diecisiete, en el libro “Efectos Terapéuticos del Shiatsu” del profesor Tamay. Luego se desarrolló en Japón

shiatsu

Es una terapia viva que ha continuado enriqueciendo su repertorio de técnicas durante los años, y conforme se ha ido expandiendo por los 5 continentes: integrando conceptos milenarios de la Medicina Tradicional China, ogrando adaparse al lado occidental del planeta con conocimientos de anatomía y sicología, e inclusive incorporando teorías de física cuántica y los últimos avances en medicina energética.

Una parte esencial del Shiatsu se fundamenta en el término oriental de energía (Ki o bien Qi) y uno de sus objetivos primordiales es dejar que esta energía vital, fluya sin obstáculos y de esta forma alentar y respaldar los procesos naturales de auto curación y de bienestar, sosteniendo la salud y ayudando a prevenir enfermedades. El Shiatsu abarca el cuerpo en todo su esplendor, favoreciendo y estimulando su rencuentro con un estado de equilibrio y armonía natural.

Indicaciones del Shiatsu

El Shiatsu está indicado, sobre todo, para progresar el estado general de la salud, si bien asimismo tiene aplicaciones específicas en ciertas enfermedades y afecciones tales como:
– Depresión, ansiedad, agobio, insomnio, nervios, ira.
– Jaquecas, dolores de cabeza, cefaleas, vértigos.
– Trastornos del aparato mecánico (dolores musculares, ostoporosis, articulaciones, etcétera
– Trastornos gastrointestinales, úlceras, digestiones pesadas, acidez.
– Hipertensión.
– Asma.
– Lesiones deportivas.
– Trastornos inmunológicos.
– Dolores menstruales.
– Agotamiento, fatiga, cansancio, falta de energía.

shiatsu

Contraindicaciones del Shiatsu

Si bien se trata de una terapia moderada, suave y no violenta, el shiatsu está desaconsejado en los próximos casos:
– Enfermedades infecciosas
– Enfermedades de la piel
– Fiebre
– Enfermedades de origen inflamatorio
– Obstrucción intestinal severa
– Enfermedades del hígado y páncreas

¿De qué manera es una sesión de Shiatsu?

Tratándose de un buen centro especializado, lo común es que el terapeuta realice una valoración del paciente para conocer su situación personal, su estado sensible, sus enfermedades, su situación y ambiente, etcétera La sesión de Shiatsu dura una hora o bien hora y media y el paciente se pone en la camilla mientras que el terapeuta efectúa las manipulaciones por todo el cuerpo, torsiones, estiramientos y presiones, que favorecen el flujo de energía y la liberación de tensiones. Se recomienda no charlar a lo largo de la sesión, ni el paciente ni el terapeuta, con lo que resulta conveniente efectuar las indicaciones precisas tarde o bien temprano de la sesión. La temperatura ha de ser la conveniente y en general se adecua la sala con música y aromas relajantes. Las presiones acostumbran a ser algo dolorosas y agradables al tiempo, lo que provoca una relajación total que nos puede llevar al sueño profundo.
El dolor agudo en algún punto específico señala al terapeuta que hay un desequilibrio o bien bloqueo.